¿Cómo formar managers?

Hace un buen tiempo arrancamos con ciertas actividades para mejorar la gestión interna, logrando empoderar a más personas del equipo, y de esa forma seguir armando estructura que nos permita escalar, y que le permita crecer a la gente, y permita armar un plan de carrera más claro. En cierta forma armamos una comunidad de práctica alrededor de la temática “gestión”. Una de las cosas que hicimos en este grupo, fue revisar un artículo de Google que habla de esto mismo, de cómo formar managers.

Parece que Google en algún momento decidió probar qué pasaba si eliminaba los managers de su estructura organizacional, y luego se dio cuenta que no le fue tan bien. Nosotros pasamos por un proceso en el que venimos de no tener roles de “managers” como tal, bien definidos, nombrados como tales. Naturalmente, por el crecimiento del equipo, en un momento tuvimos que comenzar a trabajar en armar esa estructura que nos permita crecer con orden. Relacionado a esto, también leí un libro que recomiendo (y que yo lo leí porque me lo recomendó Alejo), llamado “Growing Pains: Transitioning from an Entrepreneurship to a Professionally Managed Firm” de Eric G. Flamholtz y Yvonne Randle, en el que me sentí muy identificado en muchos aspectos de los que nombra.

Volviendo al sitio Rework with Google, de lo más interesante que encontré hasta ahora fue una lista de cualidades de liderazgo, la cual nos sirvió de base para hacer un ejercicio de introspección en el equipo de PMs, pudiendo ver qué tan bien o no estamos en distintos aspectos, valorando más lo que tenemos, entendiendo mejor por qué está bueno ir por ciertos caminos. Acá la lista:

  1. They are good coaches. People inherently want to do well. A good boss is also a coach who provides tailored advice to help the team succeed.
  2. They don’t micromanage. People want autonomy and empowerment, which are signs of trust and respect for their skills and ability.
  3. They care about team members. The best leaders don’t just care about the work–they take a genuine interest in, and have concern for, team members.
  4. They are productive and results-oriented. Leaders set the tone and example. If they are not productive and focused on results, it’s hard to hold others accountable for the same.
  5. They are good communicators. It’s important to feel connected. Through strong communication, people understand roles, responsibilities, and purpose. Beyond just sharing information, the best leaders also listen.
  6. They help with career development. Career development is at the top of almost every list of what matters to employees. Great leaders take the team under their wings and provide career advice and support.
  7. They have a clear vision and strategy. People want to understand and be invested in the mission. They want to know how their work connects to the bigger picture, which is not possible without clarity of vision and strategy.
  8. They have technical skills. Every job has a core technical aspect. Having a leader who is an expert in this area makes it easier to learn and develop in this essential component of the role.